Legislativas | Vino en problemas

10/02

0

Prohíben publicidad

La Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) presentó un recurso de inconstitucionalidad ante la sanción y reglamentación de la Ley 5708 de la Ciudad de Buenos Aires que prohíbe la publicidad y la promoción de bebidas alcohólicas. Esto se da mientras que, según el decreto19/2017, firmado por el presidente Mauricio Macri, prorroga por un año el beneficio de exención de impuestos internos a los vinos espumantes. Por Martín Pérez Díaz Buenos Aires, 10 de febrero de 2017. La prohibición de publicitar bebidas alcohólicas trea polémica. Los primeros en anotarse son los productores de vino. "Somos conscientes que nuestro producto tiene alcohol. Pero considero que no es justo equiparar al vino con el resto de los productos industrializados de ésta categoría", manifestó la presidente de la entidad, Hilda Wilhelm.

Se trata de la Ley 5708 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Decreto 44/17 modificado por el Decreto 48/17. La norma aprobada por la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires el pasado 24 de noviembre prohíbe la publicidad de todas las bebidas alcohólicas en la vía pública y el auspicio, por parte de marcas de estas bebidas, de actividades culturales, sociales, deportivas de acceso libre y gratuito en el ámbito de la Ciudad.

Coviar consideró en su presentación que "la Ley 5708 es incompatible con legislación nacional previa emitida por el Congreso de la Nación, como lo es la ley de creación del Plan Estratégico Argentina Vitivinícola 2020 y la ley que declara al vino argentino como la Bebida Nacional. Ésta última tiene entre sus objetivos, la difusión de las características culturales que implica la producción, elaboración y consumo del vino argentino y sus tradiciones".

"La norma que se quiere poner en práctica perjudicará a la cadena de valor vitivinícola", manifestó la presidenta de Coviar y agregó que "somos conscientes que nuestro producto tiene alcohol. Pero considero que no es justo equiparar al vino -fruto de nuestra civilización- con el resto de los productos industrializados de esta categoría".

Dijo que "la vitivinicultura argentina está a favor del consumo responsable y sin excesos, pero consideramos que este tipo de reglamentaciones causarán un severo perjuicio en la pérdida de los niveles de ocupación en las zonas vitivinícolas de origen y afectará la imagen de Argentina a nivel internacional".

"Nuestro país es el único productor en el mundo que ha logrado reconocer a su vino como ´Bebida Nacional`, por su rol de producto cultural, alimento, elemento de la identidad y vehículo de la proyección internacional del país", dijo Wilhelm.

Por su parte, el diputado nacional mendocino por la Unión Cívica Radical, Luis Petri, informó sobre un proyecto de declaración, en el cual solicita a la Legislatura porteña que "revea" esta ley y se excluya al vino de la misma, a la vez que solicitará en el Congreso Nacional la modificación de un artículo de la ley que promueve al vino como Bebida Nacional estableciendo y que establezca precisión que la publicidad del vino no puede tener otras prohibiciones que las establecidas en la Ley de Lucha contra el Alcoholismo y en la Ley de Tránsito.

"Esto es necesario para evitar las asimetrías en las legislaciones de las distintas provincias. Creemos que hay que tener en cuenta que el vino es Bebida Nacional y lo que culturalmente significa para Argentina y el mundo", indicó Petri.

Por último, el ex gobernador de San Juan y diputado nacional, José Luis Gioja, sostuvo que la normativa porteña es "una injusticia muy grande. Estas medidas son absolutamente discriminatorias y es obligación de los legisladores defender al vino en su lugar de bebida nacional".

En paralelo, el gobierno nacional prorrogó por un año la vigencia de una exención impositiva que beneficia a los vinos espumantes. La Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (Acovi), resaltó que la exención de los impuestos internos a las "champañas", como dice el decreto o a los espumantes o espumosos está vigente desde el 31 de enero de 2005 y ahora el beneficio de exención se dio de forma "transitoria" hasta el 31 de diciembre del 2017.

Este beneficio, que se aplica desde 2005, "ha propiciado un importante desarrollo en el sector, lo cual se ha visto reflejado en el crecimiento sostenido de la cantidad de litros despachados al mercado interno y externo de vinos espumantes", se argumenta en el decreto.



Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario