Política | Secundarios

15/06

0

El debate que encendió las aulas

Los adolescentes porteños no fueron indiferentes al debate legislativo sobre la interrupción voluntaria del embarazo. Participaron activamente de las movilizaciones y debates y en doce escuelas se sumaron a la vigilia, tomando los establecimientos. Todo, pese al enorme frío que padecen muchos. En 33 escuelas no hay calefacción. Calderas rotas, estufas insuficientes, paneles eléctricos que calientan poco y causan cortes de luz. Según la UTE, que ayer hizo paro por los salarios, en más de 33 escuelas de la Ciudad los estudiantes pasan frío y el Gobierno no da respuestas. Por Mailén González
Buenos Aires, 15 de junio de 2018. Un total de diez escuelas de gestión estatal de la Ciudad de Buenos Aires y dos de la Universidad de Buenos Aires (UBA) permanecían el miércoles con tomas y vigilias de estudiantes que reclamaban la aprobación del proyecto de despenalización del aborto en la Cámara de Diputados, que finalmente se alcanzó en la mañana de ayer.

Los alumnos del Nacional Buenos Aires, Carlos Pellegrini, Mariano Moreno, Julio Cortázar, Rogelio Yrurtia, Rodolfo Walsh, Osvaldo Pugliese, el Lenguas Vivas, el Fernando Arranz, el Normal 1 y el Normal 6 y el Cerámicas 1 definieron diferentes acciones que se extendieron hasta la jornada de votación en la Cámara baja.

"Hasta momento hay diez escuelas de gestión estatal de la Ciudad y dos de la UBA, doce en total, sobre 168 colegios de gestión estatal. Un total de 158 encontraron el mecanismo para llevar adelante el debate complejo y contextualizado sobre lo que pasa hoy y que no necesitaron llevar adelante ninguna medida de fuerza, mecanismos democráticos para discutir temas sociales pero que no le cierran las puertas a otros estudiantes", señaló la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña afirmando erróneamente que las tomas impedían el normal dictado de clases. 

Además de acompañar la iniciativa de aborto legal, los estudiantes cuestionan la modificación de último momento en el texto del proyecto, que exige el consentimiento de un adulto para realizar un aborto a una adolescente de entre 13 y 16 años. La presidenta del Centro de Estudiantes del Colegio Nacional Buenos Aires, Juana Garay, defendió las tomas y remarcó: "Reclamamos por el derecho de las adolescentes para abortar. Estamos pidiendo que haya educación sexual en las escuelas, no hacemos la toma para dejar de estudiar". "No queremos que sólo nos enseñen matemáticas, sino que se nos eduque también sobre cómo relacionarnos en la vidal real", sostuvo la joven en declaraciones a FM La Patriada y advirtió que en las escuelas no existe "protocolo contra la violencia de género".

La respuesta ministerial contra la movilización estudiantil por un tema tan sensible fue el intento de impedirlo. Desde el gremio UTE se informó al respecto "A partir de las vigilias que lxs estudiantxs secundarixs realizan como forma de apoyo al tratamiento de la despenalización del aborto la Dirección General de Coordinación Legal e Institucional hizo circular un dictamen con normas sesgadas que, como ya lo resolviera el Poder Judicial en relación a la Disposición 495499 del 2008 y al Memorándum 912750 del 2010, conocidos como "Protocolo Antitomas", contradice derechos constitucionales. En ambos casos, la justicia ordenó al Ministerio de Educación dejar sin efecto esas instrucciones que cercenaban derechos.

En esta ocasión, además, el Gerente Operativo que firma el dictamen, Agustín Lizzi, carece de competencia legal para representar a la Ministra de quien depende en orden jerárquico. Así, su opinión jurídica no proviene de ningún acto administrativo de ninguna autoridad educativa del Ministerio y, por eso, carece de toda validez y entidad legal para dar instrucciones a las autoridades de las escuelas. De esta manera, se intenta que lxs directivxs de escuelas secundarias incurran en una vía administrativa de hecho que está vedada por el ordenamiento jurídico.

Desde la UTE, recordamos además las últimas recomendaciones del Plenario del Consejo de Derechos de Niños, Niñas y adolescentes ante protestas estudiantiles. Estas establecen que los nombres de lxs estudiantes no deben quedar plasmados en actas de ningún tipo, que lxs directivxs no deben demandas a los adultos responsables el retiro obligatorio de lxs adolescentes y que no debe criminalizarse la protesta ni establecer sanciones que restrinjan el derecho a la participación."

Sin respuestas para el frío

Un relevamiento realizado en mayo desde la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) reveló que por lo menos 33 escuelas públicas porteñas, tanto primarias como secundarias, no cuentan con calefacción suficiente para enfrentar el frío en las aulas. En algunas instituciones, los reclamos por calderas o radiadores rotos llevan años. En otros casos, las estufas eléctricas provisorias entregadas por el Gobierno de la Ciudad sobrecargó los tendidos eléctricos provocando cortes de luz.

Según consignó el diario Página 12, entre las escuelas sin calefacción hay 14 secundarias, 17 primarias, un jardín de infantes y un instituto de arte. De todos modos, el relevamiento sigue en curso y los casos se suman día a día. Los motivos por los que los chicos y chicas pasan frío en las aulas varían: en algunas escuelas hay problemas con la instalación de gas y la distribuidora cortó el servicio, en otras los caños están nuevos pero nunca se hizo la conexión. Hay instituciones donde las calderas están rotas o funcionan mal y sólo permiten una calefacción parcial.

La postal de estudiantes con gorros, bufandas y hasta frazadas en las aulas se viene repitiendo en los últimos años. Las escuelas no cuentan con presupuesto propio para hacer los arreglos y cada dirección tiene que emitir un alerta al área de Infraestructura Escolar y desde allí el Ministerio tiene que autorizar la orden de reparación que realizará una empresa tercerizada, lo cual lentifica el proceso. Como pasó en la escuela Nº14 Islas Malvinas, una primaria de Mataderos, donde la dirección emitió un "alerta" el martes pasado para recordar la falta de reparación y la cantidad de reclamos previos, ya que están sin calefacción desde el año pasado.

"Los reclamos de calefacción en la escuela 14 empezaron en 2016 y el año pasado se acrecentaron y llegamos a hacer manifestaciones en la calle porque el frío era insoportable. La escuela sigue en las mismas condiciones", sostuvo ante Página 12 Jorge Adaro, secretario general del gremio docente Ademys y maestro de séptimo grado de la escuela Nº19 de Villa Soldati, donde también la calefacción funciona de manera parcial.

"Cualquiera sabe que el frío afecta la capacidad de concentración y expone a docentes y estudiantes a enfermarse. El frío también impacta en el proceso de enseñanza-aprendizaje", advirtió Alejandra Bonato, secretaria de Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo de UTE, quien consideró que el frío en las aulas por la falta de gas y deficiencias en la calefacción es un problema estacional sin ningún tipo de respuesta.


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario