Política | Movilización docente

08/03

0

Las clases comenzaron en la calle

Una multitudinaria movilización de la Comunidad Educativa colmó hoy las calles desde la Avenida 9 de Julio hasta la Plaza de Mayo para reclamarle al Gobierno de Mauricio Macri que cumpla con la Ley y convoque a la Paritaria Nacional. Docentes de todos los niveles y modalidades, desde jardín de infantes hasta universidades, de instituciones estatales y privadas, se expresaron para exigir salarios dignos, escuelas seguras y vacantes para todxs. CTERA, CONADU y SADOP construyeron con decenas de miles de familias y docentes este acto de inicio de clases en las calles para defender la educación pública. Por Mailén González
Buenos Aires, 8 de marzo de 2019. En un escenario que expresó la unidad de acción de los distintos sindicatos docentes con representación nacional hicieron uso de la palabra representantes de la DAC. CONADU Histórica y FEDUN. En el cierre Sonia Alesso, Secretaria General de CTERA, criticó la mercantilización del conocimiento y de la educación que guía las políticas educativas del actual gobierno y la eliminación de la Paritaria Nacional cuya consecuencia directa es la profundización de la brecha salarial entre las provincias y el deterioro sistemático del salario mínimo garantizado.

La adhesión a la medida de fuerza en el primer día de paro fue del 90 por ciento. "Además de la convocatoria a un diálogo que no desconozca la Paritaria Nacional, exigimos aumento del financiamiento educativo, condiciones dignas para enseñar y aprender", expresó la Unión de Trabajadores de la Educación, adherida a CTERA. "En la ciudad de Buenos Aires donde el paro fue contundente los y las docentes exigimos además el aumento para comedores y becas, vacantes para todos los niños y las niñas, como lo establece la Constitución, y reafirmamos nuestro compromiso de lucha para que no se cierre una sola escuela, ni se trasladen instituciones en función de negociados inmobiliarios que poco tienen que ver con el derecho a la educación", continuaba afirmando.

Si bien la mayoría de los gremios docentes porteños acordaron la paritaria con el Ministerio de Educación- conducido por Soledad Acuña, tanto la Asociación Docente de la Ciudad de Buenos Aires (Ademys) y como la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) se plegaron al paro nacional de 72 horas (sumándose el viernes al Paro Internacional de Mujeres) y a la movilización hacia Plaza de Mayo.

Luego de la convocatoria en el centro porteño, Amanda Martín, secretaria Adjunta de Ademys, afirmó que reclamaron por la paritaria nacional, pero también "en defensa- distrito por distrito- del salario y la educación pública. En el caso de la Ciudad, el ofrecimiento está muy debajo de las expectativas de inflación para este año. A su vez, consagrando una pérdida de poder adquisitivo de 2018 muy importante".

En este sentido, Martín señaló que la propuesta del Gobierno porteño: "4% de recupero del 2018, cuando perdimos 15% y 3 cuotas que acumulan el 23% a lo largo de todo el 2019. Dos cláusulas de actualización: una 31 de mayo y otra el 31 de diciembre". A partir de los últimos números del Índice de Precios al Consumidor (IPC), "ya en los primeros meses del año estaríamos perdiendo salario".

Desde su perspectiva, la firma del resto de los gremios "alimenta la campaña mediática del Gobierno de que en la Ciudad no hay conflicto". 

La UTE también rechazó por insuficiente la propuesta salarial en CABA

En un comunicado dado a conocer el jueves de la semana pasada, Se afirma que "La UTE rechazó la propuesta del Gobierno de la Ciudad ya que no contempla la pérdida de poder adquisitivo de los salarios docentes en 2018. De esta manera, al 35 por ciento de aumento  decretado el año pasado se agregaría en el mes de febrero entre 4 y 5,6 % -según los cargos- y un bono de tres mil quinientos pesos, lo que completa una suba de aproximadamente 40 puntos frente a una inflación del 48,6 según la propia medición del IPCBA."


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario