Información general | La segunda ola en la ciudad

15/01

0

Nuevas medidas

El gobierno porteño estableció nuevas medidas para tratar de contener el brusco incremento de casos registrados desde diciembre. En razón de esto, en el distrito con la peor situación sanitaria del país desde el inicio de la pandemia, ahora se avanzan con tímidas medidas para hacer frente a la suba de casos de COVID en las últimas dos semanas. Las mismas entraron en vigencia el domingo pasado. No incluyen multas por no usar adecuadamente o andar sin barbijo en la vía pública. Por Joaquín Ramírez Souto
Buenos Aires, 15  de enero de 2021. Las escasas medidas adoptadas son: reducir de 20 a 10 la cantidad autorizada de personas en los encuentros sociales tanto en espacios abiertos como cerrados. Pero no se especificaron mecanismos de control, salvo la denuncia espontánea de la ciudadanía. Por otra parte, la actividad comercial, gastronómica, cultural y de entretenimientos deberán cesar de 1 a 6 de la mañana, a excepción de las farmacias. Sin embargo, no se restringió la circulación de personas, que bien podrían dirigirse a fiestas privadas.

A esto, que las autoridades llaman un plan, le suman una supuesta estrategia sanitaria de la Ciudad contra el virus, basada en tres pilares:

El primer pilar es el operativo de rastreo, testeo, aislamiento y seguimiento de contactos estrechos, que permite encontrar rápido a las personas contagiadas para aislarlas y evitar que el virus se siga propagando. 

Hoy en la Ciudad se testea a todas las personas con síntomas; a todos los convivientes y contactos estrechos de las personas contagiadas; se sumarán todos los profesores de las colonias, a los docentes de escuela de verano, a los voluntarios de los hoteles, y se armará un circuito para que los agentes de tránsito y de la Policía se testeen al regresar de las vacaciones.

Además, a todos los turistas que ingresan a la Ciudad y a los que viven en Buenos Aires y vuelven de vacaciones. Hay un centro de testeo en Ezeiza para los que vienen en avión, en la terminal Dellepiane para los que vienen en micro y otros cuatro centros para quienes vienen en auto: en Costa Salguero, en el Centro de Exposiciones y Convenciones, en el edificio de la Munich, y en una unidad móvil en Callao y Tucumán. 

En total, por los Centros de Testeo al Turista ya pasaron más de 130 mil personas, de las cuales casi 1.500 dieron positivo y hoy están aisladas sin contagiar. Este datode mjuetsra sin dudas que el motor del crecimiento de casos no son los turistas sino la circulación comunitaria en los barrios de la ciudad, disparada por los encuentros de fin de año.

En el intento de frenar la cadena de contagios en el total en la Ciudad, desde que empezó la pandemia, se hicieron más de 1.800.000 testeos, entre PCR, por antígeno y serológicos. Estrategia que parece haber dado pocos resultados de acuerdo con la nueva oleada de infecciones.

También en el último mes, en la Ciudad se triplicaron la cantidad de tests que se realizan por día. Pasó de 5.000 testeos diarios a más de 15 mil en promedio, según afirman las autoridades.

El siguiente pilar sanitario para contener la pandemia será la campaña de vacunación, que apenas comienza por iniciativa del gobierno nacional. En la Ciudad se recibieron 23.100 vacunas adquiridas por el Estado nacional y se aplicó la primera dosis a más de 7.200 trabajadores de la salud, que son el primer grupo prioritario por ser quienes más expuestos están al virus. En veinte días sólo se usó un tercio de las vacunas disponibles.

En los próximos se espera la llegada de la segunda dosis para completar este grupo. Desde el gobierno afirman que ya tienen lista toda la logística para avanzar con el plan de vacunación una vez que lleguen al país más vacunas, pese a la demora en implementar la primera fase. Aseguran tener disponibles 37 postas de vacunación en toda la Ciudad acondicionadas para conservar las dosis y más de 400 profesionales adicionales capacitados por el Ministerio de Salud de la Ciudad. 

El plan acordado con el las autoridades sanitarias nacionales es primero vacunar al personal de salud, y en una siguiente etapa a residentes de geriátricos y paradores de la tercera edad.

El tercer pilar será apostar a la responsabilidad social, algo que poco se ve, según las últimas cifras de contagios. En este sentido, nuestros gobernantes reiteran que es fundamental la responsabilidad individual en el cumplimiento de los protocolos: respetar las distancias, usar tapabocas, lavarse las manos, reunirse en espacios abiertos. Para promover estas conductas virtuosas en tiempos pandémicos, discriminaron los 76 puntos de la Ciudad donde habitualmente se concentra mayor cantidad de personas, 39 zonas gastronómicas y 37 espacios verdes. Allí se distribuirán inspectores, agentes de prevención, agentes gastronómicos y personal de Espacio Público, de Fiscalización Urbana, de las Comunas y de Atención Ciudadana para concientizar y acompañar a los vecinos y controlar que estas disposiciones se cumplan.


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario